Sentidos

Bookmark and Share

Los tiburones son depredadores complejos muy evolucionados, con cerebros relativamente grandes. El desarrollo de los sentidos y la inclusión de nuevos órganos para aumentar la capacidad de detección de presas, les ha permitido mantenerse invariables a los largo de 65 millones de años de evolución y ser los depredadores más perfectos en el océano.

Olfato

Los tiburones utilizan un par de fosas nasales ubicadas en la parte inferior de la cabeza, frente a la boca, denominadas narinas. Al entrar el flujo de agua por estos orificios pueden captar el más mínimo residuo de aminoácido. Cuando identifican una fuente de olor nadan contra la corriente de forma sinuosa, asegurándose que el olor percibido por uno de los orificios sea tan fuerte como por el otro.

Estas fosas nasales no les sirven para respirar. Este sentido es el primero que utilizan para detectar una posible presa a gran distancia. Una gota de sangre puede detectarse a 5 km de distancia.

Vista

Los ojos bastante perfeccionados y muy semejantes a los de los mamíferos, están situados a ambos lados de la cabeza lo que les da un amplio campo de visión. Tienen muy buena vista, sus pupilas pueden dilatarse y contraerse para regular la cantidad de luz que reciben, ver diferentes sombras y algunas especies pueden ver incluso en colores. Presentan una buena visión nocturna gracias a una estructura llamada “tapetum”, que es un espejo reflector situado detrás de la retina, que permite que la luz se refleje dentro del ojo.

La mayoría de los tiburones tienen un párpado fijo alrededor del ojo, el que no pueden cerrar para protegerlo cuando cazan, por lo que algunos grupos desarrollaron un tercer párpado, la membrana nictitante inferior (como ocurre en la familia Carcharhinidae). Los que no poseen está membrana para proteger sus ojos los pueden hacer girar e introducirlos bajo el cráneo.

Oído

Pueden detectar sonidos a gran distancia y de baja frecuencia. Los cambios de presión originados por el sonido se detectan en el oído interno, ubicado a ambos lados del cerebro  y conectado a la línea lateral (carecen de oído externo). La estructura del oído interno es muy parecida a la de los mamíferos,  siendo muy sensible a los sonidos de baja frecuencia.

El oído es uno de los primeros sentidos en que confían para detectar las presas, ya que éste viaja en el agua más rápido y a mayores distancias. Los tiburones se sienten atraídos por sonidos de baja frecuencia que emiten las presas heridas o enfermas. Pueden oír a distancias de 2,5 km.

Gusto

A pesar de lo que se puede pensar, los tiburones tienen un poderoso sentido del gusto y pueden ser bastante exigentes con la comida. Lo que no les sabe bien lo rechazan, y a veces sólo por accidente pueden tragar desechos plásticos u otro tipo de basura que el hombre arroja al mar. Las papilas gustativas no solo se encuentran en su boca, sino también en todo su cuerpo, por esto muchos tiburones pueden frotarlo con las posibles presas solo para probar su sabor.

Tacto

Los cambios de presión, la temperatura del agua, las corrientes y cualquier señal eléctrica, se pueden detectar en la piel a partir de la línea lateral que recorre longitudinalmente ambos lados del cuerpo del animal. La línea lateral es una hilera de pequeños poros que conducen a  un sistema de canales llenos de líquidos bajo la piel. Este sistema hidrodinámico detecta los cambios de presión en el agua a través de diminutos pelos al interior de estos órganos, enviando impulsos nerviosos al cerebro.

Ampollas de Lorenzini

Este sentido es el más avanzado que poseen y les permite detectar los diminutos campos eléctricos que dejan los animales al moverse. Este sistema electrosensorial se encuentra alrededor de la cabeza y la boca y consiste en pequeños orificios sensoriales rellenos de gelatina. Gracias a este sentido, los tiburones  pueden detectar los movimientos de otros animales y a presas ocultas a una corta distancia (50 cm), además de orientarse dentro del campo magnético terrestre cuando realizan sus migraciones.

A veces pueden chocar contra objetos inanimados de metal como una embarcación o basura, debido a que los metales al contacto con el agua salada desprenden señales eléctricas, lo que hace que las confundan con presas.

Ayuda a Stanley y a sus amigos en esta cruzada a nivel mundial!

Más videos en nuestro canal    

Revisa videos de tiburon7es y de impactantes prácticas que dañan la conservación de las especies.

Flickr Youtube Twitter Facebook feed RSS