Mandíbulas y Dientes

Bookmark and Share

Mandíbula del tiburón marrajo

El aparato dental de los condrictios es una máquina perfecta. Al ser la dentadura su arma de supervivencia, tiene un desgaste excesivo y a medida que las piezas dentales se deterioran o rompen, son reemplazadas manteniendo su estructura completa. Las mandíbulas tienen de cinco a siete filas de dientes que no están unidas con el cráneo, sino que se encuentran enclavadas en membranas fibrosas. Cuando un tiburón pierde un diente, uno nuevo vuelve a crecer. En los más pequeños esto se produce cada 1 o 2 semanas, mientras que en especies más grandes esta rotación se produce cada 1 o 2 meses.

Cuando el tiburón ataca, los dientes inferiores generalmente puntiagudos, capturan la presa y los superiores son utilizados para desgarrar la carne. Las especies que consumen invertebrados con caparazón, tienen en la parte frontal de las mandíbulas dientes pequeños y agudos para agarrar a sus presas, y dientes planos en la parte posterior para triturar las conchas duras.

Los tiburones de gran tamaño tienen dientes triangulares y planos, con los bordes aserrados para cortar en grandes pedazos peces y cefalópodos. Otras especies como el marrajo o el tiburón tigre tienen dientes largos y finos, en forma de aguja, diseñados para agarrar con facilidad grandes peces en mar abierto.

Dientes del tiburón azul

Los dientes de los tiburones son bastante duros y están formados por esmalte con una raíz de dentina. Por su duración abundan en los registros fósiles.

La forma, disposición y características particulares de cada diente permiten identificar de manera exacta la familia que estamos observando e incluso, podemos inferir sobre el tipo de alimentación y hábitat de cada especie. La mandíbula esta debajo del cráneo, de forma que la abertura bucal suele quedar detrás del hocico, en la cara inferior de la cabeza. La mandíbula superior e inferior no forman parte del cráneo,  por lo que pueden moverse de forma independiente, esto lleva a que pueda sobresalir del cráneo cuando están alimentándose. En los grandes tiburones depredadores, la mandíbula está muy bien adaptada para agarrar presas. La mandíbula superior queda laxamente suspendida por debajo del cráneo mediante ligamentos y tejido conectivo. La mandíbula inferior está conectada a l superior por los vértices de la boca y está recubierta por músculos voluminosos que se utilizan para masticar.

Ayuda a Stanley y a sus amigos en esta cruzada a nivel mundial!

Más videos en nuestro canal    

Revisa videos de tiburon7es y de impactantes prácticas que dañan la conservación de las especies.

Flickr Youtube Twitter Facebook feed RSS